Os dije que os iba a hablar de mi nuevo proyecto profesional pero para hacerlo antes os tengo que contar algunas cosas sobre mí que aún no sabéis.

Soy historiadora del Arte y mi especialidad es la posmodernidad. Nunca me ha gustado hacer lo que tocaba sólo porque fuera lo más sensato o fácil así que estudié lo que me hacía feliz, lo que me intrigaba y me hacía  vibrar.

A través del arte intenté entender al ser humano y quise conocer su parte más creativa y a la vez más misteriosa. Quisé conocer la evolución del ser humano a través de los paradigmas que época a época, período a periodo el arte nos planteaba. Preguntas a las que debíamos responder para poder evolucionar. Y necesité adentrarme en la Posmodernidad para intentar comprender que somos y donde estamos hoy, ahora. En el fondo puede que sólo estuviera intentando entenderme mejor a mi misma.

No concibo la vida sin arte, ni el arte sin vida. Lo siento como uno de los canales de comunicación más potentes que existe y creo que el arte va mucho más allá del Arte con mayúsculas que vemos en los museos o visitamos en cada una de las ciudades a las que viajamos. El arte nos rodea, buscarlo en nuestro día a día y ser consciente de él es probablemente el mejor antídoto para la depresión y la monotonía.

En definitiva para mí el arte es esencialmente comunicación. Pero con la llegada de las redes sociales, todo saltó por los aires; los canales, el tono, los tiempos, la calidad de la generación de contenidos…todo. La comunicación se ha transformado y yo necesitaba entenderlo, porque no podía resignarme a creer que no lo podemos hacer mejor.

Y en eso estoy, acabando un máster de Social Media, para poder ayudar a todo el tenga algo que comunicar, y no se conforme simplemente con lanzar un mensaje al abismo de la red. Quiero trabajar con personas a quien les importe el otro (los cientos o miles de receptores que recibirán su mensaje ) y quieran conocerlo porque entiendan que no puede ser de otra manera, porque la comunicación siempre ha sido, y será, cosas dos.

 

foto 1: Jose Romusi

foto 2: Campo Baeza

foto 4: Bansky