Belén es amor.

Amor por su familia, amor por la vida, amor por su trabajo, amor por todas y cada una de las cosas que le apasionan, amor por la evolución y el crecimiento personal, amor por el cambio…

Belén es actitud.

Sólo hay que ver su trabajo en Balamoda para saber que es así. No  puede (ni quiere) disimular la pasión que siente por todo lo que hace, todo lo que le gusta y todo lo que nos cuenta. Su actitud frente a la vida, a su día a día, a sus rutinas o los retos a los que se enfrenta hace que estemos totalmente enganchadas a su aventuras. Y es que Balamoda tiene algo de adictivo 😉

Os podría intentar explicar porque he elegido a Belén  para estar en la sección ConAlma pero creo que es mucho mejor  que simplemente entréis en su blog Balamoda (si es que aún no lo conocéis) y leáis esta entrevista para entenderlo.  Yo sólo sé que tenía muy claro que no podía faltar en la sección de Gente ConAlma.

Desde aquí una vez más quiero darle las gracias por acceder a contestar las preguntas de StoriesbyFebrero. Mil Gracias Belén!

Para preparar un poco la entrevista he estado mirando que estudiaste y tu trayectoria profesional y sin duda eres lo que mi abuela decía “un culo inquieto”. Has hecho un montón de cosas y has cambiado de rumbo otras tantas, es un gusto encontrar gente como tú que arriesga y sale de su zona de confort cada vez que lo siente necesario, Pero cuéntanos como fue ese último salto, si no me equivoco creo que estabas trabajando en vuestra productora audiovisual (con Nacho) cuando decidiste empezar con el blog de Balamoda. ¿Cómo fue el inicio? ¿cómo surge la idea?

Sí, cuando mi marido y yo, junto con otros socios, teníamos nuestra productora, una de las líneas de negocio era crear contenido para Internet. Estábamos recién llegados de USA y allí habíamos creado mucho material de video para Internet. Aquí no se veía tanto. En ese contexto decidimos abrir un blog para poder aprender a mover contenido online y poder aconsejar mejor a nuestros clientes sobre cómo hacer un contenido viral o estrategias de marketing online.

En qué momento decidiste dar el paso definitivo y que Balamoda pasase de ser tu “hobby” a tu trabajo? y ¿Cómo supiste que era ése tu momento?

El paso definitivo lo di en febrero de 2011. Entonces estábamos en plena crisis y en la productora no nos iba como habíamos proyectado. A mi marido le surgió una buena oportunidad laboral en una empresa y entonces yo decidí que me iba a dedicar completamente al blog. Podía haber buscado trabajo en alguna empresa o incluso haber continuado con alguno de nuestros clientes yo sola. Pero pensé que si mi marido no iba a estar, para mí no tenía sentido seguir con la productora sola. Hasta esa fecha me dedicaba al blog a tiempo parcial y me estaba yendo muy bien. Había recibido alguna oferta económica por parte de alguna marca y pensé que podía ganarme la vida si le metía más tiempo y dedicación.

Supongo que siempre hay una motivación que nos da las fuerzas para lanzarnos y “arriesgar”, ¿cuál era la tuya? ¿Qué esperabas o necesitas encontrar?

Bueno, no es que hubiera una motivación concreta. Siempre he querido poder trabajar y cuidar de mi familia de una manera equilibrada. Ese era un sueño. Nadie me decía que lo iba a conseguir de esta manera, pero me dejé llevar. Soy muy de dejarme llevar por la vida. Siempre con mucha parte racional pero soy muy intuitiva y me dejo guiar.

Siempre que emprendemos un nuevo camino ya sea personal o profesional hay momentos de incertidumbre en los que debemos usar todos los recursos que tengamos a mano para que los miedos no consigan bloquearnos o desmotivarnos. ¿Cuáles han sido tus principales miedos? y ¿Cómo superas esos bloqueos?

Miedos grandes que me hayan bloqueado no suelo tener. Son más miedos pequeños que voy sorteando cada día cuando surgen. Si hay muchos miedos quizá es que no es el camino. Yo creo que cuando un camino lo tienes que seguir todo se pone a tu favor.

De todo tu proceso de emprendimiento dinos las tres mejores cosas que te ha aportado.

Autonomía, libertad y seguridad en mí misma, por nombrar sólo 3 de las tantas que han sido.

Estos procesos son viajes de transformación personal que inevitablemente nos cambian por dentro. ¿Qué le dirías a la Belén de hace 10 años? y ¿qué esperas que te diga la Belén de dentro de 10 años?

A la de hace 10 años le diría: Belén, estate tranquila que al final todo va a salir bien. Cualquier opción que tomes, hazla bien y acertarás. Y la Belén de dentro de 10 años espero que me diga: Tú, sigue poniendo el foco en lo importante, que lo demás no nos lleva a ningún sitio.

Por último, danos un consejo para todas/os los que están planteándose hacer un reset y empezar su propio camino pero aún no se han atrevido a lanzarse a la piscina (salir de la zona de confort). Quizás algo que te haya ayudado a ti o que te hubiera gustado que alguien te hubiera dicho en algún momento cuando tu empezaste tu aventura.

Yo les diría que no tengan miedo al cambio. El cambio a mí siempre me ha traído cosas buenas. Uno piensa que tal y como está ahora está bien y que si cambia algo va a ir mal. ¿Por qué no pensar que el cambio nos va a traer cosas buenas? ¿Por qué pensar en lo malo que pueda traer? El cambio es el motor de la vida, si no cambias, te apalancas y no exprimes todo lo que se puede exprimir la vida. La vida es muy grande y por miedo la hacemos pequeña. Yo animo a todo el mundo y a mí misma a probar nuevos retos, aventuras, posibilidades… Las cosas, de una manera u otra, saldrán!