Como os comentaba en el post de ayer hoy empezamos una nueva aventura dentro de la sección “ConAlma” y no me puede hacer más ilusión, de verdad!!
Y si además la inaguramos de la mano de Lucía Liencres  ya ni os cuento. Desde aquí de nuevo quiero dar las gracias a Lucía por acceder a la entrevista y más aún ahora que está con mil proyectos y a punto de inaugurar su propio estudio de yoga, The Class.
Para quien no conozcáis a Lucia sólo tenéis que entrar  aquí y ella misma os explica quien es y su camino hasta descubrir cual era su vocación o como ella lo llama su dharma.
Seguirla por Instagram es un auténtico placer. Es imposible quedarse indiferente viendo la ilusión y las ganas con que vive todo lo que hace. No para, es energía en estado puro y lo mejor de todo es que consigue transmitirnosla.  Y es que se nota que  Lucia ha encontrado su sitio y que está dispuesta a vivirlo al máximo.

En los próximo meses lanzas una nueva plataforma online, The Class, donde entre otras cosas encontraremos clases de yoga, nutrición y meditación… este nuevo reto es el fruto de un largo recorrido que empezaste atreviéndote a dar clases de yoga a unos amigos si no he entendido mal. ¿Pero cómo llegaste primero a crear “Lucía Liencres”? ¿Quién era Lucía antes de empezar este camino?

   No me gustaba nada lo que hacía. Me dolía mucho la espalda y veía a mi tía abuela practicante de yoga mucho más flexible y fuerte que yo así que decidí probar el yoga y me enganché. No fue nada premeditado pero cuando decidí dejar mi trabajo tenía que anunciarme y que la gente viera lo que hacía, por eso creé mi web y mis redes sociales de yoga 😉

Al final el proyecto de videos lo he pospuesto porque no me da la vida … y voy a abrir en dos semanas un estudio de yoga que se llamará The Class, así que el concepto cambia un poco. Los videos los dejaré para más adelante pero sí que lo tengo en mente.

 – ¿En qué momento decidiste dar el paso definitivo y crear “Lucía Liencres”? ¿Cómo supiste que era ese tú momento?

   Como te digo, no fue un momento definitivo sino que creé mi web porque quería hablar de yoga y empezar a dar el cambio, pero yo seguía en mi anterior trabajo cuando lo hice.

Supongo que siempre hay una motivación que nos da las fuerzas para lanzarnos y “arriesgar” ¿Cuál era la tuya? ¿Qué esperabas o necesitabas encontrar?

   Necesitaba salir de mi zona de confort. La motivación era el cambio y el que me ayudó a dar el paso fue mi marido que es un gran emprendedor.

Siempre que emprendemos un nuevo camino ya sea personal o profesional hay momentos de incertidumbre en los que debemos usar todos los recursos que tengamos a mano para que los miedos no consigan bloquearnos o desmotivarnos. ¿Cuáles han sido tus principales miedos? y ¿Cómo superas esos bloqueos?

   No tenía miedos cuando di el paso porque sabía que lo único que podía pasar era volver a la anterior situación. Esos miedos se me quitaron haciendo yoga. El miedo es bueno. El trabajo hace que el miedo se convierta en algo ficticio porque si trabajas en algo que te emociona, de corazón y poniendo todo tu esfuerzo, seguro que sale bien.

De todo tu proceso de emprendimiento dinos las tres mejores cosas que te ha aportado.

   Seguridad, conocimiento de mi misma, quererme más.

Estos procesos son viajes de transformación personal que inevitablemente nos cambian por dentro. ¿Qué le dirías a la Lucía de hace 10 años? y ¿Qué esperas que te diga la Lucía de dentro de 10 años?

   Le diría que estaba por buen camino, que aunque muchas cosas tardan en llegar lo importante es seguir buscando lo que te gusta hasta encontrarlo y lo demás es un aprendizaje que te llevas. A la Lucía de dentro 10 años? mmm que ha ayudado a crear una gran comunidad yogui y que tiene una familia de emprededores y de hijos que se quieren comer el mundo y dejarlo diferente de cómo esta ahora.

Por último, danos un consejo para todas las que están planteándose hacer un reset y empezar su propio camino pero aún no se han atrevido a lanzarse a la piscina (salir de la zona de confort). Quizás algo que te haya ayudado a ti o que tu hubiera gustado que alguien te hubiera dicho en algún momento cuando tu empezaste tu aventura.

   Como he dicho antes, lo único que puede pasar es que vuelvas donde ahora no quieres estar. Ah!! y que si no te gusta donde estás que te muevas, ¡que no eres un árbol! y ¡que dejes de quejarte y vivas! Quien no arriesga no gana 😉

Mil gracias Lucía y mucha suerte con todo. Te lo mereces!!