No sé si todo el mundo tiene fantasias con otra vida diferente a la que vive, yo reconozco que sí, esa vida la llamo Copenhague.

No creo que tenga nada que ver con si eres feliz o no con tu propia vida, simplemente es un punto de fuga que te  permite viajar a otras vidas e imaginar que pasaría sí hiciera esto o aquello,  o si hubiera hecho algo diferente a lo que hice. Creo que  Miguel de Unamuno dijo algo así “se viaja, no para buscar el destino, sino para huir de donde se parte”.  Son huidas momentáneas para coger oxígeno y volver.

Fotos 1 y 2: Aneta Ivanova

Me gusta creer que hay vidas paralelas, vidas que se van construyendo con cada una de las decisiones que NO tomamos. Articulamos nuestra vida real  con las opciones que cogemos en cada una de las situaciones que vamos encontrando (si o no, derecha o izquierda, subir o bajar, contestar esa llamada o dejarla pasar, decirle lo que sientes o esperar que lo adivine..) y así construimos nuestra historia. Pero y qué le pasó a la Miriam que en vez de decir no dijo ? Cómo le fue la vida? Qué aventuras habrá vivido?

Eso es Copenhague, el sitio al que no irás, la decisión que no tomarás, aquello que no vas a vivir pero que siempre te quedará la duda de que hubiera pasado si hubieras decidido hacerlo.

Alguien más tiene su propio Copenhague?