Ehhhhh que ya han pasado 3 meses!!!

Primer trimestre de #unañosincompras superado!!!! 

Y ¿sabéis qué es lo mejor de todo? ¿lo qué de verdad me ha hecho más feliz? que este mes no he tenido ninguna tentación. Y es importante porque si consideramos la costumbre de comprar (sin realmente plantearnos lo que necesitamos o no) como un vicio, que no haya tenido ganas de hacerlo significaría que  he superado el mono, no?. Y os aseguro que te hace sentir mucho más libre.

Aunque si soy sincera conmigo misma (y con vosotras) el día a día me lo ha puesto más fácil porque entre el master y las tardes con Bruno poco tiempo me queda para pensar en comprar nada que no sea para llenar la nevera. Y si a esto le sumamos que nos quedan dos meses para hacer una mudanza, la simple idea de traer algo más a casa que luego tengamos que encajar me pone enferma. Más bien sólo tengo ganas de vender muchas de las cosas que ya no pueden venirse al nuevo piso, y aunque desprenderme de alguna de ellas me da un poquito de pena, la mayoría es un gran alivio.

El otro día @soynuriaperez explicaba una costumbre que tiene en casa con sus hijas, que consiste en deshacerse cada mes de 20 cosas y pensé que era una gran iniciativa para enseñar a los niños a compartir y a no tener apego a cosas que no debemos tener. Pero también es una buena oportunidad para todas nosotras, y pensé en intentarlo pero al final he decidido hacer primero la mudanza porque sé que cuando me ponga a encajar muchas cosas se quedarán por el camino y empezar con una iniciativa más light, a la de Nuria, que consiste en que cuando algo nuevo entre en casa algo que no utilicemos tiene que salir. Algo es algo,¿no?

Y poco más ha pasado por aquí este mes. Me encantaría que me contaráis si alguna de vosotras tiene algún ritual  para irse desprendiendo de cosas ¿en qué consiste? ¿por qué empezastéis a hacerlo?