Vamos a empezar, ahora sí, la puesta al día de verdad. Hoy os quiero comentar un poco como va el reto del #unañosincompras,. Hemos pasado la mitad del reto y estamos cerca de llegar al 7 mes sin comprar nada de nada (exceptuando esa camisa que os comenté que me compré con un vale regalo, ¿os acordáis?), y la verdad es que estoy muy muy tranquila, no he tenido muchas tentaciones sino todo lo contrario, cada vez me da más pereza comprar, consumir y cuando algo me llama la atención o alguien me sugiere algo enseguida me doy cuenta que no lo necesito y que prefiero invertir ese dinero en otras cosas. Mentalmente hago este circuito de preguntas y respuestas para saber que decisión tomar y os puedo asegurar que más del 90 % de las situaciones acaban en “Don’t buy it”.

También es cierto que no he tenido apenas tiempo libre y puede que eso me haya ayudado a no  pensar o ni ver nuevas tendencias que puedan hacer que se “abra el apetito”, quizás si lo hubiera tenido la cosas hubiera sido más complicada pero no lo creo sinceramente.

En Navidad los regalos que pedí fueron relacionados con ropa porque quería aprovechar esa oportunidad para incorporar algunas cosas que no me iban nada mal  para renovar el armario pero os tengo que reconocer que excepto las cosas que me regalaron y acertaron mi talla, color,  etcétera… todo lo demás (junto con los regalos que recibí por mi cumpleaños) cuando fuí a cambiarlos (de talla o color) acabaron convertidos en ropa de la sección de niños para cosas que Bruno si necesitaba.  Así que supongo que eso es una evidencia que muchas ganas de encontrar excusas para consumir no tenía.

Como ya os comenté antes lo mejor de todo este reto es que me esta haciendo plantear otros tipos de consumo. Lo cierto es que no paro de pensar como usamos nuestro dinero, nuestro tiempo, nuestra salud…etc y hay tantas cosas que me gustaría cambiar que a menudo me agobio sólo de ver que sumo y sumo buenas intenciones y algunas de ellas no sé ni por donde empezarlas. Pero supongo que tenerlas ahí presentes y saber que quieres hacer algo con ellas hará, que más tarde o más temprano, si de verdad son importantes para mí, encuentre la manera de hacerles frente. Algunas de las cosas que me rondan la cabeza son;  el consumo de plástico, el tiempo invertido (o perdido) en las redes sociales, lo díficil que me resulta conseguir un hábito con el deporte…etc.

¿Os resuena lo que os comento? Estoy segura que a muchas de vosostras también os planteais estos temas  y puede que incluso estéis ya plantado batalla a alguno de ellos ¿cómo los enfrentáis vosotras?

Contadnos vuestros trucos que estoy segura que nos aportaréis muchas ideas a las que no sabemos como plantarles cara a cada uno de ellos.

Os dejo por hoy pero está semana intentaré hacer doblete y explicaros alguna cosas más de todo lo que tenemos pendiente.

Pasar una muy buena semana!!!

 

Miriam